Crisis de la Democracia

De DemoWiki

¿Crisis? ¿Qué crisis?

Desde hace décadas los politólogos vienen hablando de la crisis de la democracia. La propia evolución de la participación ciudadana en las elecciones da pruebas crecientemente de dicha crisis, en mayor o menor medida, en todas las sociedades avanzadas occidentales. De hecho el ciudadano ya no es un protagonista de la democracia, sino su acreedor pasivo.

Esta crisis se vincula con un tipo de democracia concreta, al que diversos colectivos dan denominaciones diferentes: representativo, parlamentario, burocrático, plutocrático, policrático, oligocrático, partitocrático...

Síntomas

  1. Desinterés generalizado por la política.
  2. Desconfianza generalizada en los agentes políticos tradicionales.
  3. Abstención electoral cada vez mayor.
  4. Creciente abismo entre los partidos y su electorado.
  5. Pérdida de poder de los Estados en favor de organismos internacionales poco o nada democráticos (FMI, Banco Mundial, OMC...) o de las empresas transnacionales.
  6. Demanda de otro mundo por parte de los movimientos ciudadanos (cuya máxima expresión serían los Foros Sociales Mundiales).

Causas

Se trata de una crisis grave y prolongada que no tiene solución a la vista. Porque tiene sus causas enraizadas en una alienación de sí misma, en una autoincongruencia que cuesta cada día más disimular a todos los niveles, desde las corruptelas urbanísticas de cualquier munipicio, hasta el doble rasero de la diplomacia internacional.

Posibles soluciones

Muchas voces reclaman ante este panorama una solución que provenga del ideal de más democracia: es decir, diagnostican que la democracia está en crisis porque está dejando de ser (o puede que nunca lo fuera) una democracia auténtica y se está conviertiendo en una enfermiza caricatura de sí misma, en una ilusión. Algunos opinan que en el fondo es el mismo problema que mantiene hoy en día a la Unión Europea -una institución con un grave déficit democrático- bloqueada en busca de sí misma.

Y en opinión de muchos, una Democracia Directa es sinónimo de más democracia, de una democracia más auténtica. Por tanto, concluyen de este análisis que la evolución del sistema actual, un sistema que no ha sufrido cambios en sus fundamentos desde su creación en el siglo XVIII, hacia un nuevo tipo de democracia, no sólo ya es factible por medio de las NTIC, sino que es necesaria e incluso urgente. Dicho de otra forma, abogan por reinventar la participación ciudadana.