Argumentos a favor de la Democracia Directa

De DemoWiki

Este es un listado más o menos exhaustivo, y en constante ampliación, de los beneficios que encuentran en la Democracia Directa sus defensores. Algunos de ellos están presentes en todos los tipos de sistemas que usan herramientas de Democracia Directa incluso los Sistemas Mixtos mientras que otros son válidos sobre todo en sistemas de Democracia Directa total o pura, como el Sistema D3 propuesto por el movimiento Democracia Directa Digital o el propuesto por Democracia Directa Informatizada.

Máximo control de la corrupción

Hay dos aspectos de la Democracia Directa que facilitan un control óptimo de las posibles corrupciones de los responsables públicos. Sobre todo en los sistemas puramente directos, al no existir otras iniciativas legislativos o de gobierno que no hayan sido aprobadas por el conjunto de los ciudadanos, no cabe lugar para la corrupción, ya que las personas encargadas de poner en práctica los mandatos ciudadanos, no tienen poder decisivo y por tanto no sirve de nada comprarlas.

En segundo lugar la revocabilidad total e inmediata de cualquier cargo público, permite un control a posteriori, que apartaría de la función pública a cualquier persona que fuese fuzgada corrupta por los ciudadanos.

Soberanía auténtica

Al no existir representantes ni intermediarios de la voluntad popular, no caben cabildeos ni injerencia de intereses ajenos a dicha voluntad. Así, serían imposibles legislaciones contrarias a la opinión mayoritaria de la ciudadanía, como el canon digital, la legislación europea sobre transgénicos y otras

Máxima pluralidad de opciones

Al no existir una restricción a priori de propuestas, como la que existe en un sistema representativo, al limitarse a las que presentan los partidos (y generalmente sólo los mayoritarios), existe una verdadera pluralidad de opciones. Si cada ciudadano tiene la posibilidad de proponer iniciativas que el resto de sus ciudadanos puedan votar, la auténtica democracia está garantizada. Ya no se trata de que el ciudadano pueda influir (en los partidos, en los gobiernos, en los parlamentos...) sino que el ciudadano puede poner en marcha cualquier iniciativa y puede tomar parte en su aprobación efectiva.