Felipe González ladra, luego cabalgamos (hacia la Democracia Directa)

Felipe González ladra, luego cabalgamos (hacia la Democracia Directa)

Ni más ni menos que el expresidente español, Felipe González Márquez, se ha dignado a descalificar la Democracia Directa. A este inteligente señor no se le ha ocurrido otro argumento más sólido que decir que como en California las cosas van mal, es culpa de la Democracia Directa. En primer lugar, aclaremos términos: en California, como en otros Estados de los EE.UU. lo que hay es un sistema mixto que combina la democracia representativa con mecanismos de democracia directa de tipo referendario. Como en Suiza. De hecho el mismo González reconoce que en Suiza también se usa un sistema semejante al californiano, pero sin embargo no se fija en que allí las cosas no van tan mal, no: se fija en el caso estadounidense para advertirnos: “¡¡Democracia direeeecta maaaala!! ¡¡No tocar, niiiiiiños!!” Tenemos en acción de nuevo al abuelo cebolleta contando cuentos de miedo, cuando ve que los muchachos comienzan a indignarse porque la democracia representativa es una estafa y los supuestos representantes no representan a quienes les votaron.

González hizo todo lo posible durante la mal llamada Transición española y después para desactivar el potencial rupturista que había en los movimientos sociales a favor de una democracia auténtica en España, y favoreció la continuidad de facto del franquismo atado y bien atado. ¡Quién mejor que él, pues, para salir en defensa de la falsa democracia que ayudó a instaurar!

Nos alegra que alguien como él ataque el concepto de Democracia Directa, y que lo haga de una manera tan chapucera e infantil, porque eso quiere decir que tienen miedo y que los que cada vez más fuerte y más alto en todas las plazas de España, físicas y virtuales, pedimos una democracia real, una democracia directa… vamos por buen camino.

Sobre el Autor

Digital2 es miembro fundador de D3.