¡La democracia real será directa y digital!

¡La democracia real será directa y digital!

19j madrid

La verdadera democracia, se logrará el día en que el pueblo, formado por la suma de los ciudadanos individualmente considerados, sea quien organice como se ha de regir la vida en sociedad. Hasta entonces todo lo que tendremos serán formas mas o menos consentidas de oligocracia, plutocracia o como queráis llamarle…

Durante mucho tiempo se ha aceptado como cierta, la inverosímil pero cómoda utopía del sístema político representativo; siendo reconducido cualquier cuestionamiento al terreno de lo práctico o viable, evitándose hipócrita o ingenuamente renombrar un sistema que día a día revela su auténtica esencia, la de la desigualdad y el gobierno de unos pocos sobre todos los demás. Es cierto, desgraciadamente vivimos en una plutocracia-oligocracia en el que una minoría tiránica ejerce una dictadura capitalista demagógica sobre el resto de sus congéneres.

Hoy día tenemos a nuestra disposición las TIC, que nos permitirán regirnos mediante sistemas verdaderamente democráticos y plurales, es decir la Democracia real, la directa, es posible. No tenemos excusa, además la urgencia de los cambios aumenta cada día, al tiempo que lo hacen también los daños que causa este sistema en el que vivimos. Por su lado los usurpadores del poder no se detienen en su acaparación y desarrollan cada vez mas formas de defender su status, incluso intentan limitar el acceso o las potencialidades de Internet… Un medio que ha permitido el nacimiento de una corriente de concienciación, la gente está indignada, con el sistema, con los políticos y hasta consigo misma. Por ahora se nota indecisión, desorientación; falta canalizar y dirigir la voluntad de cambio. La casta trata de no deslegitimarse demasiado con sus reacciones defensivas para no quedar en evidencia ante el resto de ciudadanos aún aletargados, pero su torpeza delata que no esperaban una reacción de este tipo.

Ahora que buena parte de la gente se va dando cuenta de la estafa y de la posibilidad real de acabar con ella, ¿por qué no vamos a por todas y arreglamos los problemas sistémicos de una vez? (la solución a los otros solo podrá alcanzarse después y aún asi nadie dice que vaya a ser fácil) Superemos miedos y traumas, seamos coherentes; ya sabemos que no nos representan, ¿pero es que acaso lo hicieron o pudieron hacer alguna vez? la respuesta es No, a lo sumo ha habido sujetos que han conseguido cierto consentimiento de parte del pueblo para ejercer el poder político. La representación conceptualmente exige conocimiento de la voluntad de representados y representantes entre si a cada momento y para cada cuestión, ademas de la adecuación del ejercicio político conforme a esas voluntades. En consecuencia podemos decir que la democracia representativa, en cualquiera de sus formas, es imposible.

En el movimiento de indignación se observa, a juzgar por los diferentes manifiestos y declaraciones, la consciencia del déficit democrático como principal causa de otros muchos problemas. Hay desorientación respecto a los métodos o vias para alcanzar la regeneración democrática. Tanto el desconocimiento de la alternativa directodemocrática como la partitodependencia, hacen que se señale como solución mas ambiciosa la llamada “democracia participativa”. Sin embargo hay una actitud de los indignados que molesta especialmente a la casta dominante (y no solo por razones de estrategia política) y que además denota la lógica aúnque por ahora algo inconsciente tendencia hacia la Democracia Directa: la ausencia de jerarquía, la negativa de los indignados a arrogarse la representación política de sus propios compañeros, derivada del indispensable respeto mutuo entre iguales, así como de la intima comprensión de que la voluntad política es un carácter personalisimo, inherente e inalienable del ser humano como ser social que es.

A pesar de esta inicial falta de definición, creo que si los indignados (entre los que por supuesto me incluyo y creo que nos incluimos todos los miembros de D3) siguen por este camino; cuidando de no confundir la labor de portavocia y colaboración con la de representación, manteniéndola separada de la opinión personal de cada uno y aumentando los cauces de participación; darán un ejemplo de praxis política directodemócrata cuya legitimidad haría prácticamente imparable cualquier cambio que se promoviese.

Nadie duda que sería un avance el pasar de tener voz cada cuatro años a tenerla cada año o menos, pero aún así seguiria sin ser un sistema justo. Los ciudadanos tenemos derecho a hablar por nosotros mismos y decidir cuando lo consideremos conveniente, sin intermediarios, sin manipulaciones o distorsiones causadas por la prevalencia de algunos sujetos en detrimento de los demás, por eso debemos evitar autolimitarnos en nuestras legítimas reivindicaciones.

Por todo ello creo que desde D3 debemos seguir difundiendo las ideas directodemócratas y la estrategia de transformación que supone D3, especialmente entre el movimiento del 15M, invitando a que se nos unan o en su caso apoyándolos si impulsasen alguna iniciativa en este sentido, siempre sumando pero sin renunciar al objetivo de que la sociedad recupere y pueda ejercer libre y democráticamente la soberanía que por derecho le pertenece.

Recordemos aquello de que “si luchas puedes perder, pero si no luchas estas perdido”

un abrazo

Sobre el Autor